'Existe una manera de vivir a la que los Lakota llaman "Caminar en la Belleza." Se dice que uno Camina en la Belleza cuando tiene su Tierra (parte física) y su Cielo (parte espiritual) en Armonía.'

dijous, 14 de juliol de 2011

Canción del telar Celeste y Oración Lakota

Oh! Madre tierra, Oh! Padre cielo.
Somos vuestros hijos, y con la espalda cansada os traemos regalos que amáis. Luego tejemos para nosotros un vestido de esplendor que la urdimbre, sea la luz blanca de la mañana, que la trama sea la luz roja de la tarde, que los flecos sean la lluvia que cae, que la orla sea el arco iris que se levanta.
Por esto tejemos para nosotros un vestido de esplendor, para que podamos caminar convenientemente por donde cantan los pájaros, para que podamos caminar convenientemente por donde la hierba es verde, Oh Madre tierra, Oh Padre cielo.



Wakan Tanka, Gran Misterio,
enséñame a confiar
en mi corazón,
en mi mente,
en mi intuición,
en mi sabiduría interna,
en los sentidos de mi cuerpo,
en las bendiciones de mi espíritu.
Enséñame a confiar en estas cosas,
para que pueda entrar en mi Espacio Sagrado
y amar más allá de mi miedo,
y así Caminar en Equilibrio
con el paso de cada glorioso Sol.




dimecres, 13 de juliol de 2011

Cuentos y leyendas Sioux:

Cuenta una vieja leyenda Sioux, que un día Toro Bravo, el más valiente y honorable de los guerreros, y Nube azul, la bellísima hija del jefe de la tribu, llegaron a la tienda del anciano sabio de la aldea a pedir consejo.
Nos amamos –empezó el joven- y nos vamos a casar –prosiguió ella- Y tenemos tanto miedo de perdernos, que venimos a rogarle que nos haga un conjuro o un hechizo, o nos entregue un talismán para que nos proteja y garantice que estemos juntos hasta la muerte. ¿Hay algo que pueda hacer por nosotros?”
El anciano se emocionó mucho al verlos tan jóvenes, tan enamorados y esperando su consejo con tanto anhelo.
Habría algo – dijo- pero no sé si sea un reto muy difícil, pues implica gran sacrificio.
Haremos lo que sea – respondieron al unísono los enamorados-
Nube Azul –dijo el anciano- ¿ves ese monte al norte de la aldea? Tendrás que escalarlo sola, y, sin más armas que tus manos y una red, atrapar al halcón más bello y vigoroso que jamás se haya visto. Si logras atraparlo, deberás traerlo vivo al tercer día después de la luna llena. Esa es tu misión.
Y tú, Toro Bravo, -continuó el sabio- tendrás que escalar la montaña del trueno y cuando alcances la cima, deberás capturar, sin hacerle daño, a la más valiente de las águilas, usando sólo tus manos y una red, para traerla el mismo día del regreso de Nube Azul.
Ahora, partan, ordenó el anciano.
Los jóvenes se abrazaron con ternura y luego emprendieron su camino, ella al norte, y él hacia el sur de la aldea, para cumplir con las misiones encomendadas.
El día señalado, los amantes regresaron a la tienda del anciano, cargando cada uno el ave que le había sido pedida. Eran, en verdad, unos hermosos ejemplares.
¿Qué debemos hacer ahora?  preguntó Toro Bravo, ¿Debemos matarlas y beber su honorable sangre?
No, respondió el anciano.
¿Debemos cocinarlas y comer su carne preciosa? preguntó ella.
No repitió el sabio, Ahora deben atarlas entre sí por sus patas, con estas tiras de cuero, y luego dejarlas para que vuelen libres.

La joven pareja hizo lo que se les había ordenado y soltaron las aves. El águila y el halcón intentaron levantar el vuelo varias veces pero lo único que conseguían era terminar cada vez, revolcadas en el suelo.
Después de muchos intentos, irritadas y frustradas por su incapacidad para volar, empezaron atacarse con sus picos, haciéndose mucho daño. Este es el conjuro que pidieron, dijo el anciano, nunca olviden lo que acaban de ver. Ustedes son como el águila y el halcón. Si se atan el uno al otro, así sea por su inmenso amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que terminarán lastimándose inevitablemente.
Si quieren que su amor perdure, vuelen juntos, pero jamás atados.

Cuento de los Nativos Americanos:

Los abuelos transmiten en cuentos la realidad a sus nietos, como en todas las culturas:  
Un anciano de una tribu estaba teniendo una charla acerca de la vida con sus nietos.
Les dijo: Una gran pelea está ocurriendo en mi interior y es entre dos lobos. Uno de los lobos representa la maldad, el temor, la ira, la envidia, el dolor, el rencor, la avaricia, la arrogancia, la culpa, el resentimiento, la inferioridad, la mentira, el orgullo, la competencia, la superioridad y la egolatría. El otro la bondad, la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la dulzura, la generosidad, la benevolencia, la amistad, la empatía, la verdad, la compasión y la fe.
Esta misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes, y dentro de todos los seres de la tierra.
Lo pensaron por un minuto y uno de los niños le preguntó a su abuelo:
Abuelo, dime… ¿Cuál de los lobos ganará?".
Y el anciano Sioux respondió simplemente... EL QUE TÚ ALIMENTES !!!

Cuentos del Tipi:

Un paseo por los bosques:
Era un hermoso dia de principios de otoño y, como era sábado, los niños Dorothy, Bobby y Jacob no tenian que ir a la escuela y podían jugar a su antojo.
Vamos a buscar a pequeño Búho a su tipi para que nos lleve a dar un paseo por el bosque, dijo Bobby, que como era un chico siempre queria ir al bosque.
Pero a las chicas les inquietaba, especialmente si pequeño búho iba con ellos.
Pequeño Búho era el anciano jefe indio que vivía en un tipi a las orillas de la laguna del castor. Había vivido allí durante años y años: al parecer nadie sabia desde cuando. Era el último miembro de su tribu y hacia tiempo que habia llegado a la ribera de la laguna del castor y había instalado allí su tipi.
Con el tiempo construyeron cerca una ciudad y las casa estaban cada vez más cerca del tipi de pequeño Búho. Pero el se quedó. Tal vez estaba cansado de transladarse continuamente ante el avance de los hombres blancos.
A pequeño búho le gustaban los niños y muchos niños de la vecindad visitaban su tipi y escuchaban las extrañas historias de los tiempos antiguos y de los animales y los pájaros.
Pequeño Búho estaba siempre dispuesto a contarles historias. Le encantaba enseñar las costumbres de las cosas salvajes. ¡ y cuánto les gustaba a los niños!
Asi que cuando Bobby sugirió la visita al tipi los demás estuvieron de acuerdo inmediatamente.
Junto a la puerta del tipi, bajo el gran arce, pequeño Búho, el anciano jefe indio, estaba sentado raspando un trozo de fresno duro con un pedazo de vidrio. Estaba haciendo un arco.
Despacio y con cuidado, sacaba virutas tan finas que se podia ver a traves de ellas, el anciano trabajará despacio y con cuidado durante mucho tiempo, un poco cada dia, mientras la madera se cura y se seca al aire, hasta moldear una herramienta perfecta, hasta que quede lisa para envolverla con tendones y ajustarle una cuerda de tendón, y entonces en manos de un buen arquero, lanzará una flecha que atraviese limpiamente a un ciervo.
Cuando Bobby, Dorothy y Jacob llegaron a la casa del anciano jefe, se quedaron observando al pequeño Búho hasta que terminó su tarea del dia y se dispuso a contarles una historia.
Se levantó y entró en el tipi, donde guardó el nuevo arco, y regresó a la puerta.
¡Hoh!! pequeños mantos, de modo que habéis venido a que pequeño Búho abandone su trabajo...
Está bien, hoy daremos un paseo por el bosque y veremos que ha ocurrido desde la última vez. En el bosque siemre está pasando algo, y podremos verlo y escucharlo si andamos con cuidado y mantenemos los ojos abiertos.
Si hacemos ruido no veremos nada, pues los pájaros y los animales temen a los hombres y si se dan cuenta de que nos acercamos o ven movimientos rápidos, saldrán volando o corriendo.
Se fueron paseando sendero arriba y cuando dieron la vuelta a un recodo oyeron algo parecido a un tambor tenor golpeando tan rápido que producía un sonido continuo.
¿Escuchais ese ruido? ¿podeis explicarme que és y que lo produce?
Ninguno podia adivinar de que se trataba ni decir de donde procedia, pues parecia venir de todas partes. Pequeño Búho sonrió mientras decía: Es Zint-ka  Pah-sa, el pajaro carpintero de cabeza roja, y está tamborileando en una rama muerta, en algún lugar por encima de nuestras cabezas. Está construyendo una nueva casa para él y su familia, ya que rara vez usan la misma dos veces.
¡Oh, mirad! allí hay una ardilla listada, dijo Bobby, señalando. ¿Donde ha estado tanto tiempo? Este año no la hemos visto. El año pasado estaba siempre por aqui, pero este año ni se ha acercado, me pregunto donde habrá estado tanto tiempo.Es una ardilla listada verdad pequeño Búho? preguntó Bobby.
Sí dijo el anciano jefe es Tash-na-heca, la rayada, a quien el pueblo blanco llama Chipmunk, aunque desconozco el motivo por el que le pusieron ese nombre.
En invierno duerme en un rio cómodo y caliente en el agujero de un árbol o en algún lugar similar al abrigo del frio. Entonces no tiene de qué preocuparse hasta la primavera. La naturaleza les provee para que coman y engorden durante el otoño y luego se van a dormir y despiertan en primavera. Durante el invierno duermen y viven de su propia grasa.
Enseguida se fueron corriendo hacia el lugar donde los pájaros estaban chillando y gritando a voz en cuello. Ahora caminems despacio, con la mayor calma posible, y podremos acercarnos a ver que sucede. Avanzaron cautelosamente hasta que vieron a los pájaros pululando por un lugar entre las ramas de un viejo olmo que crecia junto al arroyo. Ah!, no me sorprende que los pájaros hagan ruido, dijo pequeño Búho, su peor enemigo se está comiendo sus huevos o sus crias. Voy a matarlo.
Quedaos aquí mientras me acerco sigilosamente donde pueda ver y dispararle una flecha.
Dio la vuelta mirando hacia arriba, hasta alcanzar la parte del árbol que estaba más lejos que los niños. Entonces ajustó una flecha en el arco, tiró de ella hacia atrás y disparó. Un segundo después algo cayó en el suelo.
¿Qué es eso pequeño Búho? preguntó Jacob.
Es Wamdushka Sa-pa, la gran serpiente negra, que vive robando en los nidos de los pájaros y comiendose los huevos y crías que encuentra. La he matado porque todos queremos pájaros en los bosques. Vamos volvemos al Tipi, ya habeis caminado bastante por hoy. En mi tipi podreis descansar y a lo mejor os cuento otra historia.

diumenge, 3 de juliol de 2011

Mitos del origen en las tribus de las praderas

Napi o Hombre Anciano: Los sabios Pies Negros mencionaban los tiempos en los que no había nada más que agua junto con Napi o Hombre Anciano, el héroe original de su cultura que estaba sentado en un tronco con cuatro animales reflexionando sobre la posibilidad de que hubiera algo debajo del agua y los persuadió para que bucearan y exploraran. Volvió sólo el ratón almizclero con un trozo de barro que Napi cogió y lo enrolló con las manos, mientras crecía rápidamente antes de volver a caer en el agua con unas dimensiones tales que le permitieron mantenerse sobre ella.  
Después el ratón soltó un lobo que corrió a través del barro parcialmente seco y cada vez que se paraba aparecía una profunda hendidura que producía un valle.  Sus movimientos siguientes dieron lugar a las montañas y las llanuras, mientras el agua fluía entre algunas de las hendiduras para crear los lagos y los ríos.  El papel de los animales en el origen del mundo se conmemoraba en el elaborado ceremonial del Beaver Bundle (Manojo del Castor) que contenía, al menos en teoría, representaciones de todos los animales asociados con la historia cultural de los Pies Negros. ¡Todos excepto la rana, que fue excluida porque no podía cantar ni bailar!
Primer Creador de los Mandan:  Mientras los mitos Mandan del origen se refieren también a animales buceadores y a la formación de la Tierra, los orígenes de la tribu misma se explicaban en términos de emergencia del subsuelo.  Al salir, por ejemplo, del extremo del Ciervo de la Cola Negra, llevaron maíz arriba.  Su jefe en aquellos tiempos, Traje Bien Forrado de Piel, enseñó a un grupo, los Awígaxa, canciones especiales para hacer crecer el maíz.  Tenía también un vestido que si se salpicaba de agua producía lluvias.  Los Mandan se trasladaron progresivamente al Norte y durante un año de particular sequía aparecieron Primer Creador y Hombre Solo.  A estos dos héroes culturales se les atribuye el origen de la Danza del Búfalo; dijeron a la tribu que siempre que hubiera escasez de comida bailaran dicha danza para que los búfalos se acercaran a la aldea.  La leyenda Mandan narra que se produjo un desarrollo progresivo de la antigua y simple Danza del Búfalo que llevó a uno de los ceremoniales más complicados de Las Llanuras, la Ceremonia O-kee-pa.   
Indio Pawnee.
Poderes celestiales de los Pawnee: Mientras la mayoría de las tribus de Las Llanuras explican sus orígenes en términos de emergencia de la tierra, los Pawnee atribuyen a Tírawahat, El que Está Arriba, ser supremo e inmutable, la creación de todas las cosas.  Otorgó a las estrellas un gran poder, sobre todo a la Estrella de la Mañana cuyo hermano más joven era el Sol. En el Este se encontraban las estrellas que representaban a los hombres, gobernados por la Estrella de la Mañana y el Sol; en el Oeste estaban las de las mujeres, dirigidas por el Lucero de la Tarde y la Luna. El extenso mito concluye con el matrimonio de la Estrella de la Maiíana y el Lucero de la Tarde y, después de arreglar sus diferencias, del Sol y la Luna. De cada pareja nacieron niños que se quedaron en la Tierra y que a su vez se casaron y la poblaron. 
Los obstáculos que aparecían en los mitos representaban simbólicamente las enfermedades y dificultades que experimentaban los hombres a lo largo de la vida, y las enseñanzas afirmaban que sólo por medio de elaborados ceremoniales en los que se invocaban los poderes de la Estrella de la Mañana y el Sol se podían superar esos males.  Tales mitos llevaron al desarrollo de un complejo sistema que se creía que había sido otorgado por varios de los poderes celestiales hacia mucho tiempo, ligando por lo tanto los poderes al Hombre atado a la Tierra. 
Poderes submarinos y celestiales de los Crow: La versión de los indios Crow del origen de la Tierra y el Hombre combina poderes submarinos y celestiales.  Así, el hechicero Cuervo, informante de este mito, relataba que hace muchos años no había tierra, sólo agua, y las únicas criaturas que existían eran los patos y Isa'kat-'te o Hombre Anciano.  Un día Hombre Anciano fue a reunirse con los patos para decirles: «Hermanos, hay tierra bajo nosotros. No es bueno que estemos solos, e instruyó a un pato silvestre de cabeza roja para que buceara y subiera algo de tierra, pero éste no lo consiguió.  
Indio Crow.
Después ordenó a un pato moteado y a otro de plumas azules que hicieran lo mismo, pero sólo tuvo éxito el último, que salió con un poco de barro en sus patas palmeadas.  Así, en compañía de este pato y con barro en la mano, Hombre Anciano viajó desde el Este esparciendo el barro con la mano, y de este modo hizo la Tierra.  Al pasar por Las Llanuras encontraron una piedra, baco'ritsi'tse, la cual dijo Hombre Anciano que era la «parte más antigua de la Tierra», capaz de reproducirse de sí misma lo que explicaba por se encuentran piedras repartidas por toda la Tierra. 
Al fin vieron un ser humano que Hombre Anciano dijo que había sido una estrella, pero ahora estaba atado a la Tierra, mas al acercarse a él se transformó en una planta de tabaco que los indios Crow consideran la primera planta de la Tierra.  El hechicero explicó entonces que se creía que las estrellas habían asumido esta forma y que si se cogía el tabaco, se cultivaba en primavera y se efectuaban ceremonias apropiadas, "los rituales de la Sociedad del Tabaco" se satisfarían todas las necesidades de la gente.